fbpx

PENSAMIENTO COMPULSIVO

El pensamiento compulsivo genera, por ejemplo, la lectura mecánica, la escucha mecánica, la vida mecánica, etc.; como cuando alguien lee, oye o vive nada mas que palabras, sonidos, o una vida X… totalmente inconsciente de lo que lee, escucha o vive. Esto sucede cuando la atención, es decir, la directora del pensamiento, está ocupada con “algo más” que reemplaza a la consciencia. Esto rápidamente se vuelve un hábito ya que el pensamiento se encuentra por lo general distraído no con algo útil, como la contemplación o auto-observación, sino con imaginar o divagar sin darse cuenta.

La imaginación enfermiza o la divagación mental compulsiva es una de las principales razones del fracaso en nuestras tareas. Cada uno de nosotros tiene una capacidad inherente para soñar e imaginar, el problema es que por lo general nuestro centro del pensamiento se encuentra viciado por el hábito de entregarse a la disposición automática de la imaginación, la cual responde sólo a sus propias inclinaciones compulsivas por naturaleza. De ahí que tanto la imaginación como el soñar, en los seres humanos promedio inconscientes, sean absolutamente opuestas a una útil capacidad mental. “Útil” en este caso significa ‘acciones conscientes dirigidas a un objetivo definido con miras a resultados definidos’.

Contrastando lo anterior, vemos que nos inclinamos a la imaginación inútil en parte por la vagancia de nuestro centro del pensamiento, es decir, sus intentos por evadir los esfuerzos conectados a un objetivo definido en una dirección determinada, o por la tendencia del centro emocional a repetir, mantener vivas o recrear experiencias (placenteras o dolorosas) previamente vividas o imaginadas.

El pensamiento compulsivo de cosas desagradables es propio de mentes desbalanceadas en humanos tipo máquinas. Después de todo, uno podría entender el pensar compulsivamente en cosas agradables y encontrar justificaciones para ello; pero para las desagradables, es algo simplemente absurdo, y aún así la mayoría de la población invierte su vida en pensar sobre las desgracias que le han ocurrido, enfermedades que podrían contraer, sufrimientos que deben soportar, asaltos, asesinatos, tempestades… todos estos son síntomas de un centro del pensamiento viciado; pero, al mismo tiempo, material importante para el proceso evolutivo de la auto-observación y estudio de uno mismo, el cual se lleva a cabo por medio de la meditación plena. Por eso en Finca Elefante les decimos: ¡Mediten!

Finca Elefante Blog

© Copyright 2019 Finca Elefante Costa Rica | Web Design by PigFlex